Financiación externa de la empresa: Leasing

LAURA

Los recursos financieros propios de la empresa normalmente suelen ser insuficientes. Generalmente, la financiación de la empresa no puede reducirse solo a fuentes propias, por lo que por lo general la empresa deberá recurrir a la financiación externa.

Esta financiación externa la podemos definir como los recursos financieros obtenidos en el entorno de la empresa y cuya finalidad es financiar la actividad empresarial de la misma. No podemos olvidar una característica importante de este tipo de financiación: tendrá un “coste”.

Dentro de la financiación externa podemos diferenciar entre a corto plazo y a largo plazo. La financiación externa a corto plazo incluye aquellos recursos cuyo vencimiento es inferior al año, siendo la financiación externa a largo plazo aquella que tiene un periodo de vencimiento igual o superior al año. Tanto la financiación externa a corto plazo como a largo plazo cuentan con diferentes formas cada una de ellas.

A continuación nos vamos a centrar en una de las formas de financiación externa a largo plazo: el leasing.

Lo primero que debemos recordar es que el “leasing” solo lo podemos utilizar para la adquisición de bienes de equipo, o lo que es lo mismo para adquirir bienes afectos a una actividad económica, por ello la adquisición se hará a nombre de la empresa o de un profesional autónomo.

El leasing está basado en el “arrendamiento financiero” y normalmente va a tener una duración de 24 y 72 meses. Finalizado este periodo el titular va a tener tres opciones: devolver los bienes, renovar el contrato o adquirir los bienes por el valor que se haya establecido (opción de compra).

Respecto a los tipos de leasing podemos citar tres:

  • el leasing inmobiliario (para el uso de inmuebles)
  • el de bienes de equipo o financiero
  • el “Lease back” o retroleasing (tanto para bienes muebles como inmuebles), qué ha adquirido más “popularidad” en los últimos años y tiene la peculiaridad de que es la propia empresa que contrata el leasing la que le proporciona el bien objeto de contrato a la entidad financiera. Es decir, la empresa transfiere un activo a la entidad financiera y esta a su vez, mediante un contrato de leasing, permite a la empresa el uso del activo transferido.

Por último y respecto a la contabilización del leasing, a continuación os dejo un par de enlaces en el que consultarla, uno es a la web de la agencia española de leasing, ahí podéis ver como contabilizar el leasing y consultar más cuestiones sobre esta forma de financiación. El segundo enlace es a un video explicativo muy completo sobre la contabilización del leasing.

https://ael.es/index.php?option=com_content&view=article&id=321&Itemid=175

https://www.youtube.com/watch?v=CW_14DZ9vhM

Después de este repaso sobre el leasing, os animo a participar dando vuestras opiniones y comentarios sobre esta forma de financiación externa y respondiendo a cuestiones como: ¿Consideráis el leasing como una buena fuente de financiación externa?, ¿Sería recomendable para las pequeñas empresas?, ¿Qué ventajas nos puede ofrecer esta forma de financiación?, ¿Qué os parece el “Lease back”?

Espero vuestra participación y vuestros comentarios al respecto.

Gracias y un saludo.

FacebookTwitterGoogle GmailLinkedInGoogle+Marcador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>