Asertividad: algo más que saber decir no

¿Quién no se ha visto en una situación comprometida en la que nos han pedido algo y hemos sido incapaces de denegar la petición? Las personas somos seres sociales, y por tanto las relaciones interpersonales son de gran valor para nosotros, si bien es cierto que en muchas ocasiones son complejas y nos vemos envueltos en algo que realmente no deseamos.

Asertividad

Cuando pensamos en la asertividad es frecuente que nos venga a la cabeza algo como “saber decir que no”. Esta idea no está desencaminada, pero el concepto abarca algo más profundo y rico. Si consultamos el diccionario español veremos que no contamos con una definición de “asertividad”. Si podremos encontrar:

Aserción: acción y efecto de afirmar o dar por cierta una cosa

Asertivo: afirmativo

Eric Schuler, tras analizar el recorrido del concepto a lo largo de la historia, nos ofrece una definición bastante clara: La asertividad es una actitud que te permite llevar a la práctica, ante cualquier situación, los tres comportamientos siguientes:

  • Definir claramente tu objetivo o tu postura de acuerdo con tus propios valores
  • Ser capaz de darlo a conocer a un tercero
  • Poder defenderlo sin agresividad admitiendo que los demás no comparten tus convicciones

La asertividad es una herramienta útil y valiosa, que te ayuda a ser tú mismo, a no tener miedo o vergüenza de tus ideas y convicciones y a defenderlas sin agresividad. Se trata en creer en las propias ideas, apoyándose en la autoestima, sin imponerlas a los demás.

Uno de los derechos asertivos es el derecho a decir no. Algunas personas son incapaces de decir NO. Otras personas si son capaces, pero enseguida surge el sentimiento de culpabilidad. La habilidad de saber decir NO sin sentirse culpable es beneficiosa. Una persona puede sufrir estrés o malestar emocional por su incapacidad de decir NO, lo que conlleva realizar cosas que no apetece hacer o que pueden ir en contra de nuestros principios.

A veces no tenemos tiempo de realizar las actividades que teníamos planeadas porque no hemos sido capaces de decir NO a diversas peticiones o nos sentimos muy estresados por estar sobrecargados de trabajo por el mismo motivo.

Ventajas de saber negarnos asertivamente:

  • Conseguimos que los demás sepan cómo pensamos y cuáles son nuestros sentimientos
  • Nos sentimos bien porque no tenemos que hacer algo que no queríamos hacer
  • Evitamos que otras personas se aprovechen de nosotros
  • Es menos probable que en el futuro nos pidan de nuevo que hagamos algo que no queremos hacer.

¿Qué podemos hacer para decir que no?

  • Decir simplemente NO. Se puede dar una razón, pero no existe una obligación de justificar nuestra respuesta
  • Pedir tiempo para pensar sobre la petición y meditar nuestra respuesta (para sopesar ventajas e inconvenientes)
  • Pedir más información o aclaraciones sobre el tema, antes de comprometernos o rechazarlo
  • Saber decir no supone asumir la responsabilidad de las propias decisiones
  • Si insisten en la petición, se puede utilizar el procedimiento del disco rayado (“sí, entiendo lo que me están pidiendo, pero yo considero que …”)

Los rechazos, si quieres, pueden acompañarse de razones, pero no de excusas. La diferencia es la siguiente: una razón es una circunstancia que, si cambiase, cambiaría la respuesta. Por ejemplo, dices que NO porque estás ocupado, pero si no lo estuvieras podrías decir que sí; estás dando una razón. Sin embargo, si dices que no porque estás ocupado pero si no lo estuvieras tampoco dirías que sí, lo que estás dando es una excusa. “El rechazo adecuado de una petición se debe expresar de forma clara, concisa y sin excusas” (Robles y Peralta, 2016).

Practica defender tus ideas de forma asertiva, dando a conocer tu punto de vista pero sin ofender al interlocutor, y si te piden algo que no quieres hacer, estás en todo tu derecho a decir que no.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>