Síndrome postvacional. Claves para combatirlo

¡Qué bien se está de vacaciones!… cada cual con sus preferencias: deporte, playa, montaña, lugares fríos, sitios tropicales, actividades diferentes o simplemente quedarse en casa alejado de las obligaciones… son todas actividades destinadas a romper la dichosa rutina que arrastramos durante todo el año y lo más importante, ansiadas y deseadas, a las que nos acostumbramos con una facilidad asombrosa. Cambiamos nuestro estilo de vida, nuestros horarios, costumbres, alimentación, tiempo dedicado al descanso… Pero llega el momento de retomar la rutina del trabajo, la familia, las actividades cotidianas, etc., y no todas las personas se enfrentan a ella de la misma manera, siendo para algunas un paso tremendamente tedioso el tener que dejar atrás esos días de disfrute y desconexión.

Sindrome postvacacional

El síndrome postvacacional consiste en un fracaso en el proceso de adaptación entre esos momentos de relax y disfrute y tener que incorporarse de nuevo a la vida activa, produciendo malestar físico y emocional que se traduce en un menor rendimiento de la persona acompañado de cansancio y fatiga, dificultades en el patrón de sueño y falta de apetito, y problemas para concentrarse ligados a falta de interés, irritabilidad, tristeza y nerviosismo; síntomas que pueden extenderse más allá del entorno laboral, llegando incluso a afectar a la vida familiar y personal.

En todo proceso de adaptación el tiempo es un elemento clave y es por ello que el síndrome se manifiesta con toda su intensidad cuando el paso de las vacaciones a la rutina se produce de forma brusca.  En este post te ofrecemos unas cuantas claves para que hagas frente al malestar y tu vuelta al trabajo se haga más llevadera.

¿Qué debes hacer para amortiguar la vuelta?

  • Evita el cambio brusco que ya hemos comentado. Es conveniente que vuelvas de tus vacaciones unos días antes a tu reincorporación a la rutina. De esta forma, tienes tiempo de poner en orden tus cosas e ir asimilando la vuelta poco a poco. Tienes la oportunidad de levantarte temprano antes de tener que hacerlo por obligación; así el cuerpo se va acostumbrando a esos incómodos madrugones. Es recomendable que los primeros días de trabajo programes el despertador quince minutos antes de lo habitual; esto te permitirá despertar tranquilamente evitando las prisas y el estrés.
  • Retoma contacto con las personas que haces tiempo que no ves. Romper con la rutina es también tomar distancia de las personas con las que habitualmente nos relacionamos. Antes de empezar, intenta quedar con esas personas para que te cuenten sus peripecias y tú las tuyas. Cuando lo haces, cierras poco a poco el episodio vacacional y preparas el terreno para tus nuevos planes… los que están por venir.
  • Proponte nuevas metas. Haz de tu vuelta de vacaciones un fin de año… plantéate nuevos propósitos para la nueva etapa y focalízate en lo que está por venir. El dulce recuerdo de tus días de relax permanece pero ahora quieres lanzarte al futuro con nuevos retos.
  • Alterna el trabajo con actividades placenteras. Evita todo lo que puedas el automatismo casa- trabajo-casa. Busca un entretenimiento extra a lo largo de tu semana: sal a pasear, ve al cine, a una terraza, de compras, escucha música en casa o ve a un concierto… una buena recomendación es que practiques deporte, liberarás endorfinas y tu estado de ánimo se verá favorecido.
  • Olvídate de solucionar el mundo el primer día de trabajo. Es probable que encuentres tu puesto con un montón de cosas para hacer… ve poco a poco, paulatinamente irá desapareciendo y tus nervios no se verán afectados. No conviene agobiarse.

Como ves, se trata de que hagas un aterrizaje suave y controlado. Llénate de pensamientos positivos y encara el trabajo con la mejor de tus sonrisas.

¡Feliz vuelta!

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>